lunes, 7 de mayo de 2012

Sant Joan de les Abadesses






El monasterio femenino de Sant Joan de les Abadesses, se fundó en el año 887 por el entonces conde de Barcelona-Girona Wilfredo el Velloso (Guifré el Pilós) en la provincia de Girona, a las orillas del río Ter, en Catalunya, ( Pirineo catalán ), bajo el nombre original de Sant Joan de Ripoll y bajo la Regla benedictinas, con el firme propósito de cumplir dos objetivos: ayudar al proceso de repoblación de la zona recién conquistada a los musulmanes y aportar patrimonio a la familia del conde, en concreto a su hija Emma, destinada a ser la primera abadesa del monasterio. Del monasterio de Sant Joan, tan solo nos queda conservada parte de la iglesia románica del siglo XII y el claustro del XV. 




Dentro de la capilla central del ábside central nos aparece una talla de madera que representa un descendimiento, denominado popularmente como el 'Santíssim Misteri'. Todas las figuras son originales, con la excepción de Dimes (el ladrón situado a nuestra izquierda). Si bien está fechada su culminación en el año 1250, podemos decir que conserva aun algunos vestigios de escultura románica, al parecerse en muchos aspectos a los talleres de Erill y de Urgell, los otros dos descendimientos románicos conservados en la actualidad.




En definitiva, en este grupo escultórico es evidente la presencia de algunos rasgos que anuncian la llegada del arte gótico (mejora el estudio anatómico de los personajes, se termina la frontalidad rigurosa de las figuras, que muestran en algunos casos ciertos atisbos de movimiento, etc.), pero son todavía muy destacados los elementos que corresponden al arte románico. 




El más destacado es sin duda el aislamiento de cada uno de los personajes de la representación: las siete figuras forman un grupo, pero más por su yuxtaposición que por la relación que entre ellas se establece, que resulta prácticamente nula pese a la emotividad del momento que se pretende describir. 




Comprobamos, por tanto, que casi siempre en el Arte los cambios de estilo no se producen de manera rápida y rotunda, sino como consecuencia de una cierta  evolución, de un movimiento que lleva a los artistas a indagar posibilidades de innovación y mejora. Es lo que llamamos, sencillamente, transición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario