sábado, 5 de mayo de 2012

Roger van der Weyden - pintura, gótico



Roger van der Weyden 
Otro gran maestro

  Hieronymus Cock, 1572. Antwerpen, 


Roger van der Weyden ( Tournai, hoy en la provincia de Henao, Bélgica, 1399/1400 – Bruselas, 18 de junio de 1464 ), fue el pintor más célebre e influyente de la escuela flamenca en el período gótico. También se le conoce como Roger de la Pasture o Rogier de le Pasture.
Fue contemporáneo de Jan van Eyck, aunque no llegaron a conocerse. Nombrado maestro en Tournai en 1432, en 1435 se instaló en Bruselas, que se convirtió en su residencia habitual. Allí creó un taller y fue nombrado pintor oficial de esa ciudad ( 1436 ).
Estuvo en Italia para ganar el jubileo de 1450, y allí conoció las obras del pintor Gentile da Fabriano. Estuvo en Roma y parece que también en Ferrara.
Influyó en prácticamente todos los artistas de su entorno, tales como Hugo van der Goes, Hans Memling, Petrus Christus, Dirk Bouts y Gérard David. Su hijo Pierre también fue pintor, aunque no tan destacado.





El Descendimiento de la Cruz ( 1435 ) Óleo sobre tabla, 220 cm. X 262 cm. - Museo del Prado 


Considerada unanimente como la obra cumbre de Weyden, es la tabla central de un tríptico cuyas hojas laterales han desaparecido. 

Fue encargada por la cofradía de ballesteros de Lovaina para su capilla en la iglesia de Nuestra Señora de Extramuros. En honor a dicho gremio, el artista incluyó diminutas ballestas en los ángulos de la composición.

Mas de un siglo después, en 1574, María de Hungría gobernadora de los Países Bajos la adquirió para regalársela a Felipe II que la colocó en el Monasterio de El Escorial, donde permaneció hasta 1939, año en que fue entregada al Museo del Prado, siendo una de las joyas de la pintura universal que conserva la pinacoteca madrileña. 

Van der Weyden representó las figuras casi a escala natural (hecho poco frecuente en la pintura flamenca), y situadas como en una dorada hornacina poco profunda, sobre la que proyectan su sombra los personajes, pero el suelo es realista con alguna planta, una calavera (de Adán) y huesos.

La composición, minuciosamente estudiada, está presidida por la vertical de la cruz, estableciendo con ello semejanzas con un altar, resaltando de este modo el carácter del sacrificio de la muerte de Cristo, cuyo cuerpo se encuentra debajo junto al de la Virgen, ambos colocados con idéntica disposición, definiendo dos diagonales paralelas encerradas entre las figuras de San Juan y la Magdalena, cuyos cuerpos siguen una curvatura que cierra la escena a modo de paréntesis. 

Esta impresionante obra supone la cumbre alcanzada por la pintura flamenca en el siglo XV y el alto grado de madurez de su autor, Roger van der Weyden, también conocido como Rogerio de la Pasture, que desde un estilo gótico un tanto rígido evolucionó (tras su viaje a Italia) hacia un realismo en el que predominan las líneas sinuosas, curvas y contracurvas en los cuerpos y drapeados, todo ello plagado de exquisitos detalles en los que alcanza un sorprendente virtuosismo y brillantez.



Gracias a Linos por la descripción  de esta obra
















































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada