domingo, 27 de mayo de 2012

Colegiata de Santa María, Toro (Zamora)



PÓRTICO DE LA MAJESTAD 

Maestros anónimos  -  Policromía de Domingo Pérez  -  Finales del siglo XIII 
Piedra policromada - Colegiata de Santa María, Toro (Zamora) - Escultura gótica





Esta espectacular portada de composición tridimensional, que supuso un broche de oro al fantástico edificio de la Colegiata románica de Santa María de la villa de Toro, es una de las obras maestras de la Edad Media en España y fue llevada a cabo bajo el mecenazgo del rey Sancho IV el Bravo. La obra constituye un homenaje a su esposa María de Molina, señora de la villa de Toro, un proyecto en el que el rey hizo trabajar, a finales del siglo XIII, a un grupo de talleres escultóricos probablemente llegados de León, que llevaron a cabo el programa iconográfico diseñado por fray Juan Gil de Zamora, que finalmente recibiría un acabado policromado realizado por un pintor, posiblemente también llegado de Zamora, que en la inscripción del dintel aparece identificado como "Domingo Pérez, criado del rey don Sancho".

Tanto los relieves pétreos como su policromía han llegado a nuestros días con un sorprendente buen estado de conservación, pues tras permanecer a la intemperie durante casi dos siglos como puerta de acceso dotada de pórtico, a finales del siglo XV este espacio fue remodelado y reconvertido en la capilla gótica de Santo Tomé, cubierta por una armadura mudéjar no conservada, donde la portada, preservada de los elementos agresivos, pasó a cumplir la función de un retablo. Este espacio hoy aparece convertido en una sala del museo de la colegiata, que en sus dependencias atesora destacadas obras maestras de arte sacro de los siglos XIII al XVII, siendo la Portada de la Majestad uno de sus apreciados tesoros, tanto por la calidad del labrado como por haber conservado la policromía original, tan sólo con algunos repintes del XVI, que convierten el conjunto en una obra excepcional.






Si estilísticamente el resto de las portadas de la colegiata siguieron las pautas del románico zamorano, en la Portada de la Majestad se acusa un intento de renovación formal asumiendo la corriente del primer gótico en el deseo de conseguir un mayor naturalismo, un periodo denominado "gótico lineal", por prevalecer la línea como elemento compositivo en pinturas y vidrieras, del que en las iglesias de Toro se conservan importantes conjuntos murales. De modo que constituye un estilo de transición, pues si el arranque de la portada, iniciado hacia 1230, todavía responde a planteamientos románicos, la parte superior ya aparece rematada con una serie de arquivoltas apuntadas, la mayor parte de las múltiples figuras amparadas bajo doseletes y la escena de la Coronación del tímpano tomada del repertorio gótico francés.

En su conjunto la portada, al igual que el templo, está dedicada a la Virgen, en el tímpano como reina coronada y en la primera arquivolta como intercesora en el Juicio Final. Se completa con personajes del Antiguo Testamento, apóstoles, reyes, santos, vírgenes, mártires, eclesiásticos y un nutrido grupo de ángeles, todo ello labrado en piedra de Aldeanuela.






Basamento

En la base se aprecia una superposición de órdenes, los inferiores sin policromar y trazados para apear siete arquivoltas, que denotan una interrupción constructiva durante muchos años y lo ambicioso de su planteamiento desde la construcción del templo. Al ser continuado, la influencia gótica francesa se plasmó en formas más depuradas y estilizadas visibles en fustes y capiteles, en los que se alternan representaciones figuradas de la infancia de Cristo, como el Nacimiento, la Adoración de los Magos, la Matanza de los Inocentes y Jesús entre los doctores, con otros con motivos vegetales y mitológicos. El resultado es una atípica formación de un doble orden superpuesto que se completa en los paramentos de las jambas con trazados geométricos de inspiración céltica y motivos vegetales.


Santoral de las jambas

En la parte superior que iban a ocupar las originarias columnas adosadas románicas se realizó una transformación para reconvertirlo en un espacio a la francesa en el que colocar un "apostolado" entre columnas adosadas y figuras amparadas por doseletes que simulan construcciones almenadas con nervaduras en su interior. Presenta cuatro figuras a cada lado, colocadas en hornacinas con. A la izquierda aparece un arcángel con un libro, el profeta Isaías sujetando una cartela, el profeta Daniel como un joven con traje medieval, espada al cinto y portando un libro, y el rey Salomón coronado, sujetando un libro y en actitud de impartir la ley.
En el lado opuesto se corresponden con el arcángel San Gabriel, el profeta Ezequiel caracterizado como un anciano leyendo un libro, el profeta Jeremías señalando con el dedo la página de un libro y el rey David coronado y tocando un arpa.






Parteluz

Divide la entrada principal en dos partes a través de un pilar central en el que aparece colocada la imagen de la Virgen con el Niño de tamaño natural, cuyas formas son hereditarias de los modelos románicos, con disposición frontal, pliegues de caídas verticales. Su rostro es ancho y ovalado y viste una túnica ceñida por un cinturón a la cintura, un manto, toca y una corona real. Jesús infante sigue la tradicional posición sedente del románico, colocado frontalmente y en actitud de bendecir. A sus lados rematan los vanos cuatro ménsulas con figuraciones de ángeles músicos que sirven de soporte al dintel.

Tímpano

Está organizado a dos niveles y sigue el principio de simetría, compuesto por el dintel recorrido por diecisiete figuras que representan el Tránsito de la Virgen y por un altorrelieve superior con la escena de la Coronación de la Virgen por Cristo. 
La escena de la Dormición de María muestra la Virgen yacente en una cama asistida en el tránsito por ángeles, dos de ellos recogiendo su alma con aspecto de niña y otro agitando un incensario. A los lados se disponen, en grupos de seis, los doce apóstoles portando libros, a excepción de Juan. También son reconocibles por sus atributos san Pedro y san Pablo colocados junto a los pies de la cama.
La parte superior se rellena con figuras monumentales que representan a la Virgen siendo coronada por Cristo caracterizado de Rey. A los lados se colocan dos ángeles arrodillados que portan candelabros con largos cirios y en lo alto otros dos ángeles






Arquivoltas

Las siete arquivoltas siguen la disposición abocinada de la portada y acogen un repertorio diferenciado temáticamente, destacando la compleja composición del Juicio Final que con mayor anchura y distintas escenas recorre la arquivolta exterior.
En la primera arquivolta se colocan ocho ángeles que portando candelabros (ceroferarios) e incensarios (turiferarios) se engloban en la escena de la Coronación del tímpano, con un ángel en la clave que sujeta una corona, que en el resto de las arquivoltas se convierte en un ángel orante.
La segunda arquivolta está reservada a diez figuras de apóstoles y reyes sedentes que muestran sus atributos, siendo reconocibles San Pedro y San Pablo en los arranques del arco. 
En la tercera arquivolta están representados doce santos y apóstoles mártires con sus atributos, entre los que encuentran San Gil con el arco y la flecha en el pecho, San Esteban con una piedra, Santiago el Mayor con el bordón, San Sebastián con las flechas, San Tirso con la sierra, San Lorenzo con la parrilla, Santiago el Menor con la maza, San Bartolomé con el cuchillo y San Felipe con la lanza.
La cuarta arquivolta recoge catorce figuras de eclesiásticos, entre ellos obispos, abades y confesores que visten una indumentaria litúrgica y portan libros y filacterías, siendo reconocible entre ellos San Agustín sujetando una iglesia.
La quinta arquivolta está ocupada por dieciséis figuras femeninas de santas, vírgenes y mártires que aparecen ataviadas al modo medieval. Entre ellas figuran Santa Catalina con la rueda por corona, Santa Bárbara con un castillo y dos representaciones de las vírgenes necias y prudentes, las primeras con un vaso boca abajo y las segundas boca arriba.
La sexta arquivolta constituye un conjunto de dieciocho reyes músicos, jóvenes y ancianos con túnicas y coronas. Entre los instrumentos, todos ellos veraces y fielmente reproducidos, se encuentran la vihuela arco y de peñola, zanfona, arpa doble, salterio, cítara con púa, flauta, campanilla, tambor, gaita, viola de gamba, pipa vasca y pandero






El Juicio Final

La séptima y última arquivolta presenta una mayor anchura y en ella se despliega el ciclo iconográfico del Juicio Final, con una disposición narrativa en sentido opuesto al resto de las arquivoltas. En la clave aparece la figura de Cristo realzado de tamaño y con actitud de juez. Se cubre medio cuerpo con un manto y muestra las llagas en manos y costado, estando rodeado de ángeles con los atributos de la Pasión, de la Virgen y San Juan como intercesores y de las almas que abandonan los sepulcros al toque de las trompetas de ángeles apocalípticos.
A ambos lados se disponen cortejos de personajes juzgados. A la izquierda los bienaventurados conducidos al Paraíso, entre los que aparecen obispos, frailes y monjas, con una elocuente representación del Purgatorio en la parte inferior, y a la derecha los condenados y las atrocidades que sufren en el Infierno en una escena convertida en un auténtico aquelarre.
Uno de los mayores atractivos de la Portada de la Majestad es la peculiaridad de conservar en un estado muy aceptable su magnífica policromía original, que fueron realzados tras el proceso de restauración llevado a cabo durante la década 1980-1990, cuyos trabajos de limpieza permitieron descubrir en el dintel que presenta el Tránsito de la Virgen la identidad del autor de la pintura: Domingo Pérez.
Pero junto al mensaje doctrinal, esta portada se convierte en un auténtico documento de los modos musicales de finales del siglo XIII y principios del XIV, permitiendo realizar estudios musicológicos de gran fiabilidad por aparecer con gran nitidez una variada colección de instrumentos que ha permitido su reproducción para poder conocer los sonidos que acompañaban las fiestas y celebraciones de aquel tiempo.






Iconografía del Pórtico de la Majestad




2 comentarios: